MANTENER EL MOVIMIENTO

CUANDO TODO SE DETIENE

La pandemia del Covid-19 ha impactado en el Movimiento de Vida Independiente y la asistencia personal, un trabajo donde el contacto entre asistente y usuario es imprescindible

Hace ya más de diez miércoles que los miembros de la Oficina de Vida Independiente de Barcelona no se reúnen en el Centro Cívico Parque Sandaru, junto al Parque de la Ciutadella. La pandemia del Covid-19, que obligó a España a decretar el estado de emergencia el 14 de marzo, ha sumergido la capital catalana en una larga pausa, y los activistas por los derechos de las personas con diversidad funcional no han tenido más remedio que hacer lo mismo. Pero detenerse completamente no es una opción: hace trece años que autogestionan asistencia personal, una herramienta imprescindible para poder hacer vida independiente. De ella depende que puedan continuar con su día a día, o no.

La asistencia personal es una herramienta imprescindible para poder hacer vida independiente. De ella depende que puedan continuar con su día a día.

En Barcelona, 52 personas reciben el S ervicio de Asistencia Personal financiado por el Ayuntamiento y gestionado por varias entidades, entre ellas la OVI. Aunque es un servicio consolidado desde hace tiempo, en los inicios de la crisis generada por el Covid-19 había miedo de que la tarea de los asistentes personales tuviera que detenerse, un trabajo en el que el distanciamiento social es imposible y los equipos de protección son imprescindibles.

Pero ninguna de las 52 personas con diversidad funcional ha dejado de tener garantizada la asistencia en todo este tiempo. El Instituto Municipal de Personas con Discapacidades (IMPD), la institución responsable del servicio, se ha encargado de que los trabajadores pudieran seguir asistiendo en condiciones.

 

Todo el apoyo que han recibido les ha sido muy útil, pero los miembros de la OVI también han vivido algunas situaciones complicadas y se han visto obligados a intentar afrontarlas conjuntamente, como han podido, desde la distancia.

Cuando mantener la distancia de seguridad no es posible

Transcripción con lectura fácil:

En otras partes del estado, sin embargo, los trabajadores asistenciales no se han sentido tan protegidos, sobre todo en los Servicios de Ayuda Domiciliaria (SAD) gestionados de manera independiente por cada municipio. En Valladolid, por ejemplo, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) denunció a mediados de marzo la falta de material de protección en el servicio municipal de asistencia domiciliaria. Y en León, el juzgado social número 3 exigió a finales del mismo mes al Ayuntamiento que proveyera materiales de protección a los trabajadores del SAD, que hasta entonces no habían recibido ninguno.

Desde la Federación de Vida Independiente denuncian que esto "puede provocar un empeoramiento de la situación de las personas dependientes"

En otros municipios, parte de estas ayudas domiciliarias han dejado de ofrecer, como denuncian desde la Federación de Vida Independiente (FEVI). En un comunicado, esta red de organizaciones promotoras de la Vida Independiente asegura que en algunos lugares el servicio ha quedado restringido sólo a personas con Grado III de dependencia, o incluso completamente suspendido.

Este es el caso del programa de Fomento de Autonomía Personal (FAP) de COCEMFE Valencia, que se dejó de ofrecer incluso a grandes dependientes por la falta de equipos de protección y alegando la incapacidad de reducir el contacto físico entre usuarios y trabajadores. La Confederación Gallega de Personas con discapacidad también tomó medidas similares a finales de marzo, declarando los mismos motivos, y suspendió temporalmente todos los servicios que no fueran considerados esenciales.

 

Desde la Federación de Vida Independiente, denuncian que esto "puede provocar un empeoramiento de la situación de las personas dependientes debido a la falta de apoyos para la alimentación, la higiene o la limpieza del domicilio".

Más discriminaciones y obstáculos

durante la pandemia

La organización internacional Human Rights Watch advirtió que las personas con diversidad funcional "están en peligro debido a la discriminación y los obstáculos para el acceso a la información, los servicios sociales, la atención médica, la inclusión social y la educación ". Por ello, instó a los gobiernos a asegurar que continúa la prestación de servicios comunitarios accesibles a todas las personas y que, en caso de interrupción, esto no suponga "la institucionalización de las personas con discapacidad ni de las personas mayores".

 

Para garantizar los derechos de las personas con diversidad funcional, el Síndic de Greuges de Cataluña ha analizado las medidas políticas que se han tomado en el ámbito de las discapacidades para hacer frente a la pandemia. La institución ha presentado a posteriori una serie de recomendaciones dirigidas a todas las administraciones que incluyen asegurar el acceso a la información y consultar las entidades de personas con diversidad funcional sobre sus necesidades y su valoración de las políticas, entre otros.

 

El Instituto Municipal de Personas con Discapacidades también ha puesto en marcha en Barcelona un Servicio de Asesoramiento Jurídico para garantizar los derechos de las personas con discapacidad durante el estado de alarma. Y desde la Oficina de Vida Independiente han abierto un apartado web con información sobre la Covidien-19 y ofreciendo apoyo a otras personas con diversidad funcional que lo necesiten

"Como OVI, no hemos dejado de funcionar"

Transcripción con lectura fácil:

Hasta el 3 de mayo, en Barcelona sólo se había producido un contagio entre las 52 personas usuarias del Servicio Municipal de Asistencia Personal, y tres entre las 130 personas que han trabajado como asistentes, según los datos del IMPD. Una gran diferencia con lo ocurrido en las residencias. Según los datos proporcionados por el Ministerio de Sanidad, las muertes en residencias de ancianos en situación de dependencia suman   más de la mitad del número total de defunciones por Covid-19 .

La Federación de Vida Independiente atribuye las cifras de muertes en residencias a "la primacía de la mercantilización de la dependencia sobre el valor de las vidas humanas"

Aunque no existe un recuento diferenciado de la afectación del Covid-19 en residencias para personas con diversidad funcional, los datos que se conocen apuntan que también ha habido una mortalidad más alta que en otros espacios de la sociedad. La Federación de Vida Independiente atribuye las cifras de muertes en residencias a "la primacía de la mercantilización de la dependencia sobre el valor de las vidas humanas de los sujetos internados" en centros donde lo que más importa son "los ratios de rentabilidad y las economías de escala ".

Históricamente, el Movimiento de Vida Independiente se ha posicionado en contra de la institucionalización de las personas en situación de dependencia , y por muchos activistas del Movimiento, la situación actual no ha hecho más que evidenciar lo que llevan denunciando desde hace décadas. Por ello, desde el Movimiento defienden aún más a seguir potenciando los servicios de asistencia personal para que las personas con diversidad funcional tengan la oportunidad de elegir el lugar donde quieren vivir y no se vean obligadas a abandonar su entorno por falta de recursos y accesibilidad.

DESCUBRE MÁS SOBRE EL MOVIMIENTO DE VIDA INDEPENDIENTE

VIDES

INDEPENDENTS 

VIDES

INDEPENDENTS 

Transcripción con lectura fácil:
Transcripción con lectura fácil:

...

© Vides Independents. Laura Cercós Tuset

Treball Final de Grau de Periodisme | Universitat Pompeu Fabra

Esta página web se diseñó con la plataforma
.com
. Crea tu página web hoy.
Comienza ya